Anita Roddick

y la experiencia de usuario

La experiencia del producto se ha convertido en lo más importante para conseguir la diferenciación en el mercado

Blog > Revista Actualidad Económica > Experiencia de usuario

El nombre de Anita Roddick puede ser que no os suene, pero si os digo que fue la fundadora del imperio cosmético The Body Shop, seguramente todos conoceréis sus tiendas.

Anita Roddick cambió mi forma de entender el mundo de la empresa y de paso, al fin y al cabo, cambio mi vida.

En un momento en el que mis estudios de empresariales se me hacían poco prácticos y aburridos, llegó a mis manos su biografía “Cuerpo y alma: la polémica historia de la creadora de The Body Shop (1991)”  y antes de terminar de leerla ya sabía que lo mío iba a ser emprender.

Anita fue una activista social hasta el final de sus días y empleó gran parte de sus beneficios en mejorar la vida de muchas personas. Lo que más me asombra de esta gran emprendedora es que creó una gran empresa cosmética en 1971 de productos naturales, que no experimentaban con animales y, todos sus envases eran reciclaje aún cuando no se hablaba de cambio climático. Todo esto siendo madre de dos niñas pequeñas y mientras su marido se marchó a cumplir su sueño, recorrer América a caballo.

Anita Roddick experiencia de usuario

Casi 50 años después, la generación Millennial cambia las reglas del juego en un mercado cosmético saturado de marcas de composición química. Sus preferencias por productos veganos, orgánicos, cruelty free, no experimentados con animales, da lugar al nacimiento de las marcas nicho cosméticas definidas por ser independientes (no pertenecen a ningún gran grupo de empresas) y sólo se comercializan en sitios estratégicamente elegidos. Nacidas de proyectos personales de emprendedores/as (mayormente mujeres) y con una historia que contar detrás de cada producto, no se publicitan y son los usuarios los que forman una comunidad alrededor de las marcas, que son los que las recomiendan. Lidera el mercado español el marketplace laconium.com que ha conseguido hacernos sentir que la cosmética no es una necesidad física sino es el camino de conseguir felicidad. Marcas como Alex Carro, Jane Apothecary, The Singular Olivia, Pai Skincare, Healgel… la lista es muy interesante y merece la pena echar un vistazo.

¿Cómo puede hacernos más feliz un cosmético? A través de la emoción.

La emoción se ha convertido en el driver más importante para muchas nuevas marcas.

Por cierto, un “driver” con el que trabajaba The Body Shop hace más de 30 años. Fue una de las primeras marcas en trabajar con pack de regalo, cajas personalizadas y experiencias de producto que te animaban a comprar una gama entera. Las experiencias “unboxing” se han convertido actualmente en una herramienta fundamental y, una atención al cliente exquisita, el vehículo directo para conseguir el boca a oreja tan esperado.

Creativas e innovadoras, las marcas nicho emocionan al consumidor porque él es lo más importante, el protagonista.

En este momento que vivimos, donde la competencia es tan alta, la experiencia del producto se ha convertido en lo más importante para conseguir la diferenciación.

Solo diferenciándonos conseguiremos destacar y vender más.

Anita, este es mi pequeño homenaje, espero que nuevas generaciones sigan inspirándose en tu legado.

marga moreno ceo mintakeller

Marga Moreno

CEO

2019-01-21T06:47:27+00:0004 diciembre 2018|Branding, Revista Actualidad Económica|